Archivo de la categoría ‘TRABAJOS EN CORCHO’

Corchos

También pueden utilizarse los dos procedimientos a la vez si se quiere una mayor seguridad. Con objeto de que la cabeza de los alfileres o de los clavos no sea perceptible, se cortará o, si es muy pequeña, como en el caso de muchos alfileres, se hundirá un poco en el material para que éste, al esponjarse de nuevo, oculte la ligera prominencia. Como hemos dicho anteriormente, la construcción en corcho es muy apropiada para realizar cajas que pueden servir de estuche para diferentes objetos. En España, y también en el extranjero, se suelen utilizar cajas de este tipo, muy adornadas, para embalaje de algunos licores de mucho precio.

El corcho

Además de los adornos calados, que darán al objeto gran calidad, el corcho puede adornarse con otros motivos superpuestos, tales como hojas, pétalos de flores e incluso flores enteras confeccionadas con láminas muy delgadas.
El corcho casi nunca precisa de ensambladuras y de junturas como ocurre con la madera, por ejemplo. Basta unir las piezas en el lugar correspondiente, encolándolas o asegurándolas con alfileres o clavos pequeños.

Corcho

Si se quiere hacer adornos en los objetos de corcho a construir por ejemplo, en las tapas de las cajas, son muy apropiados, se necesitará una sierra de calar que se puede adquirir fácilmente en las ferreterías y en las tiendas de herramientas. Dicha sierra tiene los dientes sumamente finos y permite realizar con ella toda clase de calados, que se habrán dibujado previamente sobre la superficie a tratar. Esta misma sierra puede servirnos para cortar los trozos de corcho que necesitemos, aunque muchas veces un cuchillo bien afilado será de mayor utilidad, ya que permite cortar superficies más rápidamente.

Madera corcho

Hemos dicho que el corcho se vende en el mercado en planchas ya preparadas por fábricas especializadas. Pero, además, se puede disponer de otras piezas que nos presentan el corcho tal y como sale del alcornoque. Este último tipo se llama corcho virgen. Así, por un lado tendremos planchas lisas y prensadas y por otro piezas curvas que conservan todavía la corteza del árbol.
Según sea el objeto que vayamos a construir, necesitaremos uno u otro tipo de corcho e incluso, muchas veces, los dos al mismo tiempo.

Trabajar el corcho

Para trabajar el corcho se precisan algunas herramientas, pero éstas son tan sencillas que incluso en el hogar más modesto existirían. Y aun si dichas herramientas no se poseen, un afilado cuchillo bastaría para hacernos olvidar su falta.
Si además de tales herramientas sencillas o de ese cuchillo afilado, podemos disponer de un bote de cola y de unos cuantos alfileres, tendremos todos los elementos para ponernos al trabajo.

Manualidades corcho

Como hemos dicho anteriormente, el manejo del corcho es una cosa tan fácil que incluso la persona menos dotada para los trabajos manuales podría construir algo con él si de pronto se encontrase con este material delante y tuviera que pasar un examen que consistiese en realizar un objeto a partir de tal materia.
El corcho se vende preparado en planchas de diferentes tamaño y volumen. Es un material económico y agradecido.

Manualidades con corcho

Muchas niñas, en la edad escolar, aprenden a hacer construcciones de corcho en la clase de trabajos manuales. Pero cuando dichas niñas crecen se olvidan de ello. Es algo que queda en el pasado. Esto, en principio, nos parece normal. Lo que ya no nos parece bien es que, sabiendo realizar construcciones en corcho, alguien se pregunte: Pero, ¿qué puedo hacer yo para ganarme la vida, si no tengo ningún oficio? La respuesta sensata en alguien que ha trabajado el corcho sería: «Hacer objetos de corcho para venderlos.»
Sin embargo, si alguien que no haya realizado nunca ninguna clase de trabajo en este material se interesa por el asunto, también puede dedicarse a esta industria casera.

TRABAJOS EN CORCHO

TRABAJOS EN CORCHO
El corcho es un material poco consistente y nunca se debe pretender construir con él objetos que requieran una cierta dureza.
No obstante, el corcho es ideal para fabricar cajas de embalaje, por ejemplo, estuches para botellas de licor, cajas para objetos de regalo, etc.
La facilidad con que se domina este material permite conseguir admirables resultados.