Entradas con la etiqueta ‘restauracion de sillas antiguas’

Restauración de sillas

Restauración de una silla.
Al escuchar la palabra restaurar. Imaginamos un proceso difícil y complicado de ejecutar. Está en lo cierto, restaurar es un tarea de profesionales pero vamos a intentar acercarnos a lo que es una auténtica profesión y realizar una pequeña obra de restauración con una silla. Siguiendo atentamente cada paso no resultará difícil y conseguirá dar nueva vida a la silla o butaca, con un resultado casi de profesional. El tapizado será sencillo, requiere pocas herramientas y no necesita ninguna costura complicada.
Materiales necesarios:
Lija.
Tinte al agua. Roble Americano.
Tapaporos.
Disolvente.
Lana de aluminio, 000 .
Manta de espuma para tapizar.
Pátina azul.
Grapadora para tapizar. Alfileres de rapizar. Tijeras y cristales tofos. Guantes.

Observe la silla y compruebe el estado del tapizado interno. En este caso está en bastante buen estado, sin embargo el tapizado exterior y el barnizado se encuentran en peor estado, así que procederemos o su restauración dándole un aire nuevo.
Para desprender los restos de barniz que quedan en la estructura de madera de la silla, nos ayudaremos de los trozos de cristal, rascando suavemente con ellos y arrastrando así el barniz.
Lijar toda la superficie para que desaparezcan los posibles arañazos que han salido mientras se realizaba la operación anterior. Tenemos ya la madera en su estado natural, listo para tratar y dejarla como nueva.
Retirar la tapicería que cubre el relleno para observar en el estado que se encuentro la estopa.
Según lo veamos, cam-biatlo por una estopa nueva o simplemente ahuecatla un poco si estuviera muy chafada. Volver a poner la tela que cubría el relleno tal y como estaba.
Teñit toda la estructura de madera de la silla con el tinte al agua tono Roble Americano. Ayudarse con una gasa paro su aplicación, ya que este producto es muy líquido y con una brocho escurriría demasiado.
Aplicar sucesivas manos de tapaporos, el cual mezclaremos con el disolvente al 50%. Entre una mano y otra, y una vez seca cada mano, lijaremos toda lo superficie con una lija fina y volveremos a aplicar otta mano, así hasta cinco veces.
Para tapizar el asiento cubrir primeramente con lo monta de espuma fina para tapizar, grapándola a la estructura del asiento.
Cubrir el asiento con lo tela elegido para el tapizado final.
Fijar la tela a la parte inferior de la silla con la ayuda de la grapadora.
Como acabado del tapizado, embellecer lo porte supetiot de las patas de la silla con chinchetas de tapicero en color oro, una seguida de la otra, casi pegadas.
Para resaltar el grabado de las potas y el copete de los sillo, aplicar una pátina, azul en este caso. Resultará un bonito acabado a juego con la tapicería.
Retirar el sobrante de lo pátina con la ayuda de un trapito. Dejar lo pátina sólo en las incrustaciones de la madera. Podemos dar por finalizado la restauración de la silla.