Entradas con la etiqueta ‘jardin de vikera’

Arbolillos y arbustos para el jardín

Ribes. Saxifragáceas llamadas vulgarmente «Groselleros», muy rústicos, poco exigentes en cuanto al suelo, bien ramifi cados, buena floración, frutos comestibles (grosellas), flores de color blanco, rosado o rojo.
Rhamus alaternus. Arbusto muy rústico, poco exigente, de rápido crecimiento, ligeramente espinoso, cultivado a menudo como planta de cerco, flores poco aparentes, frutos negros y pequeños de fácil germinación; el follaje se torna rojizo al comenzar el invierno.
Rhus. Arbolillos y arbustos de la familia de las Anarca-diáceas, entre los cuales la especie Rhus glabra, conocida con el nombre vulgar de «Planta de Humo», es una de las más cultivadas entre nosotros; es una especie rústica, decorativa por el colorido de sus hojas y por la particularidad de cubrirse n principios del verano por unas largas formaciones pilosas, generalmente de color vinoso o de otros colores, semejantes a flores.
Saúcos. Caprifoliáceas que deberían ser estudiadas dentro de la categoría de los árboles, pero que mencionamos aquí porque en nuestro medio rara vez pasa de ser un arbolillo, y hasta a veces un arbusto. Son muy rústicos, sufren poco con lI frío, prefieren los suelos sueltos y más bien húmedos. Dos son las especies más conocidas en jardinería: Sambucus nigra, con flores blancas y frutos negros, y Sambucus racemosa, que ofrece preciosos racimos de flores blanquecinas y frutos rojos. Existen algunas variedades derivadas de ellas.
Las flores del Saúco se utilizan en infusiones para los estados catarrales.
Spiraeas. Llamada vulgarmente «Corona de Novia»; se describen más detalladamente en la Parte Especial de este Libro.
Sorbus. Arbolillos de follaje tupido, hojas ovales, flores blancas de suave aroma, frutos muy decorativos. Son muy rústicos, logrando adquirir en condiciones favorables de cultivo gran desarrollo. Entre las especies más empleadas en jaidinería pueden citarse: Sorbus termmalis, S. domestica y S. auciipans. En general prefieren para vegetar lugares sombríos y frescos.