Entradas con la etiqueta ‘flores’

Flores arreglos

Una vez se disponga de todos estos elementos, procederemos al armado de la flor. Empezaremos por colocar, en la punta de un alambre, la parte central de la flor. Esta parte central de las flores existe ya preparada en los mercados, aunque su fabricación casera tampoco representa muchas dificultades.
Procederemos, pues, a montar sobre la punta del alambre la parte central de la flor. Después, por orden de tamaño, colocaremos en el tallo las cuatro superficies, apretándolas hasta la corola. Estos pétalos quedarán bien sujetos y sin posibilidad de descender nuevamente por el alambre cuando revistamos éste con una tira de papel de seda verde, que también puede ser de tela. El revestimiento del tallo se efectuará de la siguiente forma:
Se fija la tira de papel debajo del último pétalo colocado, presionando un poco sobre éste. Después, sosteniendo el alambre con una mano y la tira de papel con la otra, se hará girar lentamente el alambre de manera que el papel se vaya enrollando poco a poco. A la altura conveniente se irán colocando las hojas, sosteniéndolas al tallo por medio de este revestimiento, que debe quedar apretado.

Decoracion flores artificiales

Para conseguir esta consistencia, lo mejor es utilizar el almidón corriente, ya que constituye el preparado que mejor admite la anilina que se habrá de utilizar si deseamos colorear la flor.
Este apresto se prepara disolviendo en agua fría unos 50 g de almidón de arroz. La cantidad de agua fría a utilizar sería equivalente a unos 100 g. Cuando el almidón está bien disuelto se le añade un litro de agua hirviendo, y se agita continuamente el prepa rai.li) hasta que adquiera un aspecto gelatinoso. Si se desea que el apresto quede más fuerte se le puede añadir un poco de solución de cola de pescado (e’ apresto que se utiliza para el planchado de tapete de ganchillo).
Las telas no deben sumergirse nunca en la solu ción de almidón. Se debe proceder a colocar el teji do en un bastidor de madera para que éste perma nezca bien tirante y, por el revés, se procede a aplicar la solución con un pincel suave en toda la superficie de la tela.

Croché

El punto de ganchillo o croché es trabajo que viene ejecutándose desde muy antiguo. En siglos pasados, aparecen ya paños bordados con este encaje. Los primeros y más antiguos se realizaron con hebras de lino, muy finas, aunque sus dibujos son muy poco variados.
Las colchas fabricadas a ganchillo, que tan de moda se hallan en nuestros días, aparecieron en la segunda mitad del siglo xvni, tejidas con gruesos hilos de lino y de algodón. Rara era la novia campesina que no llevase en su ajuar una colcha de este tipo.
En la actualidad, el ganchillo se usa para una infinidad de cosas. Se fabrican con este sistema desde corbatas de caballero hasta grandes y gruesas colchas, pasando por simpáticas gorras, muy apropiadas para la gente joven.
Comenzaremos por las explicaciones de los trabajos más fáciles. Una corbata, por ejemplo. Precisamente, ahora están muy de moda este tipo de corbatas. En los grandes almacenes y en las tiendas de prendas de caballero las podemos ver expuestas en diversas combinaciones y colores.
Al efectuar, no una corbata, sino cualquier tipo de trabajo, debe tenerse muy en cuenta que el grosor de la lana se corresponda con el grosor del ganchillo. Una vez esto en cuenta, usted puede trabajar con el grosor de lana que le guste. En el mismo establecimiento donde adquiera el material, le informarán de qué grosor de ganchillo necesita.