Entradas con la etiqueta ‘decorador’

Manualidades figuras

Con la rafia tejida puede construirse todo tip de bolsas para la playa, para la compra, asientos protectores de sillas y de butacas, cojines para los automóviles (especialmente en el verano, debido a que esta fibra es sumamente fresca), esterillas para playa, alfombras de grandes dimensiones para las casas de campo, etc.
Ya hemos dicho anteriormente que la rafia tejida es fácil de trabajar. Sin embargo, en su empleo deben observarse algunas precauciones. Por ejemplo, ha de saberse cómo bordear los cantos, una vez el tejido cortado, con el doble fin de darles consistencia y de evitar que las fibras del canto se deshilen. Tal deshilado lo evitaremos ribeteando los bordes que deben quedar al aire.
Existe en el mercado un tejido bastante delgado, tratado químicamente y cuyo aspecto es por completo igual al de la piel natural. Dicho tejido se maneja y se cose tan fácilmente como la propia rafia.

Dos lámparas con poleas

Dos lámparas con poleas, usadas de a par colgantes
—cuidadosamente centradas— constituyen normalmente la mejor iluminación posible (al menos, con medios simples) para este tipo d decoración. Pueden luego obtenerse efectos particulares de iluminaciói (incluso quizá con mengu de la estética) con la variación, permitida por la poleas, de la altura de la: lámparas respecto al plan de la mesa.
Estas lámparas son realmente sugerentes, y están correctamente dispuestas, por distancia \ por altura, sobre una mes rectangular. El valor del material, que aun en esta realizaciones de serie conserva un inconfundible apreciable aspecto attesanal, de «trabajo hecho a mano», permite que haya lámparas similares aptas incluso paiiluminar un ambiente realizado con muebles de época.
Una solución joven y desenvuelta. Una vez más, la disposición es de a par, de modo de poder iluminar con suficiente uniformidad la mesa rectangular.
La decoración totalmente blanca hacia bastante difícil la inserción, en este ambiente, de lámparas de vivo colorido. El obstáculo fue felizmente superado mediante el uso de lámparas de papel de arroz blanco, cuyo aspecto neutro cuando están apagadas (y su agradable apariencia cuando están encendidas) entona a la perfección con las características del ambiente.
Un material no muy usado, pero óptimamente elegido aquí: la tela plastificada, empleada casi para retomar el juego geométrico de los cortinajes de paneles tesados.

DECORACIÓN DE LAMPARAS COLGANTES

De todos los tipos de lámparas, las colgantes son actualmente, por cierto, las más usadas. Esto depende de su relativa versatilidad, y sobre todo de su característica de poder iluminar todo un ambiente de manera discretamente uniforme, o bien una parte del mismo de modo concentrado. Las lámparas colgantes son utilizadas en especial para iluminar las mesas del comedor (sobre las cuales son casi obligadas), los escritorios (aquí, y según la elección, después de las lámparas de escritorio propiamente dichas), y los ambientes pequeños como las entradas y los corredores.
A menudo son incluso utilizadas para iluminar grandes ambientes de estar y muchos dormitorios: usos éstos, salvo las debidas excepciones, decididamente poco aptos dadas sus características (en especial la iluminación del dormitorio). Naturalmente, existen diversos tipos de lámparas colgantes, todos adaptables a un uso particular.
Para iluminar la mesa del comedor son necesarias lámparas que no encandilen, directa o indirectamente, es decir con sus reflejos, a los comensales. La forma más simple (y falta de defectos sustanciales) es el casquete semiesférico, con lamparilla plateada que impide el encandilamiento cuando se alza la mirada.