Entradas con la etiqueta ‘decoracion puertas’

La rafia tejida

La rafia tejida es flexible y se presenta en el mercado con gran variedad de colores y de combinaciones. Se puede cortar fácilmente con unas tijeras y ser cosida, tanto a mano como a máquina.
Las piezas de rafia suelen tener una longitu considerable, pero se puede adquirir la cantid que se desee. Exactamente como si fuera tela. Sol cada 50 o 60 cm, estas piezas presentan una unió que muestra por el reverso del tejido una especi de barbas producidas por la unión de las hebr No obstante, dichas barbas pueden cortarse sin nin gún temor a que el tejido vaya a deshacerse o  sufrir deterioro alguno. Hacemos esta observació porque, en algunos casos, las mencionadas barba podrían representar un estorbo para la confecció de un objeto determinado.

Dobladillo

Sólo quedará hacer el dobladillo. Lo más aconsejable es doblar una sola vez la tela y pasar un sobrehilado por el borde de la misma para que no se deshile. Para sujetar las dos telas se utilizarán puntadas muy espaciadas y cogiendo solamente muy pocos hilos del tejido. La mejor manera de lograrlo es ir doblando hacia el exterior un trocito del espacio destinado a dobladillo, al tiempo que se van dando las puntadas de forma que, al volver el tejido a su ser, el hilo quede completamente escondido.
Una falda de este tipo se puede realizar en diferentes telas, por ejemplo, el terciopelo, que tan de moda está en estos días. Una falda de terciopelo negro con una blusa de encaje blanco siempre será un conjunto muy elegante y apropiado tanto para jovencitas como para señoras mayores.
Si lo que se desea confeccionar es una falda larga, de fiesta, el procedimiento a seguir es exactamente el mismo. Lo único que varía son las medidas de la tela.
En algunos casos, las medidas de las telas no son suficientes para poder confeccionar, de una sola pieza, una falda de media capa larga. Entonces no hay más remedio que utilizar las piezas.
En algunas ocasiones, cuando se trata de telas que pesan mucho, es aconsejable dejar la falda colgada por la cintura durante todo un día, antes de hacer el dobladillo. Puede ser posible que el peso de la tela, al hallarse ésta cortada al sesgo, produzca algunas irregularidades en la marca del dobladillo que se había realizado. Si esto ocurre, siempre se está a tiempo de corregir dichas irregularidades antes de realizar el dobladillo.