Entradas con la etiqueta ‘decoracion moderna’

Coser falda de media capa

Falda de media capa
Para una falda de este tipo se necesita, aproximadamente, 1,80 m de tela que tenga un ancho de 90 cm. Una vez disponga de esta tela, doblará por la mitad, de forma que componga un cuadrado de 90 cm de lado. Prenda las puntas y los orillos con alfileres para que la tela no se desplace. Una vez disponga de este cuadrado, desde el ángulo A (véase la figura 8) trace usted el B y el C. La medida B y AC será la de un cuarto del contorno de la cintura y 1,5 cm más. Por ejemplo, imaginemos que la cintura de la persona que ha de llevar la falda es de 60 cm. La medida de AB y de AC sería de 16,5 cm. Seguidamente, marque el largo de la falda señalando sobre el doblez de la tela y el orillo, BD y CE. Pero hay que pensar en el dobladillo, por lo que se marcará también DF y EG, que en una falda de este tipo no debe ser muy ancho.
Los arcos se marcarán perfectamente si se ata un lápiz a un cordel y se utiliza como un compás, fijando el cordel en el vértice del ángulo A. Los cortes que deben efectuarse en la tela quedarán marcados por los arcos CB y GF. El arco ED se marcará con el mismo lápiz que nos ha servido de compás o se señalará con un hilván para saber, posteriormente, dónde debe doblarse la tela para el dobladillo.
Hilvane los orillos, que será la costura de atrás, empezando a unos 22 cm de C, a fin de que quede una abertura para la cremallera. Abra la costura y plánchela.
De la pieza triangular que le ha sobrado podrá cortar la cinturilla, que habrá de tener la medida de su cintura más 2,5 cm, para que el cierre monte un poco sobre el otro extremo. Una vez tenga realizada la pieza de la cinturilla, monte la cintura de la falda sobre la cinturilla, prendiéndola primero con alfileres y pasando un hilván corto antes de proceder al pespuntado a máquina. Si la cintura de la falda fuese más grande que la medida de la cinturilla, puede embeber un poco el tejido, cosa que puede hacerse con mucha facilidad.

Decoracion loft con fabricación de muñecos

Aparte de la tela, que es el material más importante, en algunas ocasiones será necesario utilizar otros utensilios, como, por ejemplo, alambres, lanas, ojos de cristal, cordeles, arandelas metálicas, palillos u otros accesorios que la misma práctica aconsejará.
Antiguamente, para el relleno de este tipo de muñecos se utilizaba de preferencia el serrín, pero dicho material tiene el inconveniente de que si a la hora de efectuar el relleno éste no se hace muy prieto, quedan algunos huecos que desfiguran los contornos del muñeco. No obstante, el serrín, bien apretado, continúa siendo el material ideal, si se quiere que el muñeco tenga alguna rigidez.
La viruta de corcho también es muy utilizada, y los copos de goma-espuma es el material más idóneo para que el muñeco quede blandito, suave y, al mismo tiempo, consistente.
Una vez el patrón se ha efectuado en papel, éste se traslada a la tela elegida, que previamente se habrá colocado por partida doble. Es necesario advertir que, al efectuar el dibujo deseado, debe evitarse marcar contornos demasiado agudos, dando preferencia a los romos, con objeto de que al efectuar el relleno el material elegido pueda penetrar fácilmente en todos los rincones.
Tenemos, pues, dos contornos del modelo elegido, cortados en tela. Antes de proceder al cosido de los dos contornos, deben coserse en cada uno de ellos todos los adornos precisos para completar la figura deseada.
Veamos un ejemplo. Imaginemos que queremos confeccionar un simpático perrito de los corrientemente denominados «salchichas». En el grabado vemos el dibujo del contorno que hemos realizado (figura). Cuanto más largo sea el cuerpo, más gradoso quedará éste. Dicho perrito, además de cuerpo, tiene cuatro patas, dos orejas, dos ojos y un hociquito. Tendremos que proceder, primeramente, a colocar el ojo en la cabeza de los dos contornos cortados en tela. Un recorte en forma de almendra en fieltro blanco, con una mancha negra en el centro, servirá para este menester.