Entradas con la etiqueta ‘como pintar madera’

Como pintar en madera

El arte de pintar en madera.
Al pintar un objeto, éste se transforma completamente, adquiriendo nueva vida con la forma y el color. Es un arte realmente fascinante, que no tiene límites. En las casas de decoración y en algunas mueblerías venden una enorme variedad de objetos de madera, listos para ser pintados: cajas, arcones, estantes, papeleros, revisteros, cómodas, charolas, servilleteros, hueveras… ¡tiene mucho de donde elegir! Asimismo, podrá encontrar maravillas en los bazares y en las «ventas de garage». Incluso, en su casa puede haber objetos de madera que una vez lijados y pintados, se verán completamente nuevos.

Las pinturas.
Las pinturas laqueadas son muy recomendables, ya que se venden en botes pequeños que son relativamente económicos, y vienen en una extensa gama de colores. Las pinturas pueden mezclarse entre sí y los pinceles son fáciles de limpiar con disolvente. También puede utilizar pinturas acrílicas a base de agua, de las que emplean los artistas, y adquirirlas en tubos o frascos. Este tipo de pintura seca rápidamente y los pinceles se limpian con agua, inmediatamente después de haber sido utilizados. Las pinturas acrílicas son muy resistentes y dan un acabado brillante.
Para los principiantes, las pinturas más adecuadas son los gouaches o las acuarelas: ambos tipos se diluyen en agua, se distribuyen regularmente, son económicas y se mezclan entre sí para obtener nuevos tonos. Si desea que la pintura dure más tiempo, puede darle una o dos manos de porcelanizador una vez que haya secado bien. Si prefiere utilizar barniz, procure que sea transparente.

Modelos y diseños.
Si tiene aptitudes para el dibujo, hallará un placer inmenso pintando la madera. Usted puede pintar directamente sobre la madera, integrando su color al motivo, o bien aplicarle una capa de pintura blanca y dejarla secar antes de decorarla. La madera quedará así lista para que usted trace su diseño con lápiz y gis y pueda borrarlo si es necesario.
Usted puede hacer todo tipo de diseños geométricos utilizando un compás y una regla. Dibuje su motivo sobre un papel calca, y transfiéralo a la madera con papel carbón. Repase los contornos con un lápiz duro. Ahora, puede comenzar a pintar. Procure no utilizar más de dos o tres colores y consulte de cuando en cuando su modelo. Los lápices para pintar sobre tela pueden servir para subrayar una silueta o el
contorno de una forma, a condición de que después del lápiz dé a la madera una mano de barniz.

Para evitar las marcas en la madera:
El papel carbón no deberá dejar ninguna marca sobre la base de laca; pero si las deja, puede utilizar gis en vez del papel carbón para trazar su diseño.

Calcomanías:
Una buena idea es combinar las calcomanías con las lacas. Le será fácil encontrar calcomanías de todos los tipos y tamaños. Puede escoger una flor, por ejemplo, y pintar alrededor una guirnalda de hojas.

La cinta adhesiva: La cinta adhesiva puede ayudarle a trazar bandas en diagonal. Pinte primero el color de fondo. Déjelo secar. Coloque la cinta adhesiva a su gusto, y pinte a ambos lados, en un color distinto. Deje secar esta nueva mano de pintura. Retire suavemente la cinta adhesiva y tendrá una banda diagonal dividiendo ambos colores.

La técnica de la vela:
Esta técnica es bastante sencilla, y generalmente da muy buen resultado. Pinte la tapa de una cajita con pintura blanca. Déjela secar. Pinte un motivo con acuarela o gouache y permita que se seque. Con la ayuda de una plumilla de metal, raspe el color delineando las figuras hasta dejar ver el blanco del fondo. Frote toda la superficie con el extremo de una vela. Con la uña raspe todas las líneas y zonas blancas hasta quitar la cera. Aplique en ellas un poco de tinta china, con un pincel delgado. Déjelas secar. Retire el resto de la cera con un trapo.
Otra opción es dar una mano de acuarela de color claro y dejarla secar, para decorarla después con varias gotas de parafina, siguiendo su propia inspiración. Dé otra mano de pintura al trabajo. Déjela secar y raspe la parafina.

Un hermoso brillo:
Para obtener una superficie brillante y pulida, se necesita tiempo y una cierta preparación. Si la superficie que desea decorar ya ha sido pintada o barnizada, frótela uniformemente con un papel de lija. Limpie el polvo que deja la lija y siga frotando sin detenerse hasta que la superficie quede tersa. Si es necesario, rellene, después de lijar, los pequeños orificios y las hendiduras con un sellador para madera.
Aplique una capa de pintura, déjela secar y vuelva a lijar suavemente la superficie. Aplique dos capas de laca. Haga todo esto en un lugar cálido sin corrientes de aire, y evite llevar puesta una prenda que suelte pelo o pelusa.
Verifique el buen estado de su pincel. Remueva suavemente la pintura para mezclarla. Sumerja su pincel a la mitad del bote y a media altura del pelo. Apóyelo ligeramente sobre el borde del bote para quitar el exceso de pintura. Aplique la pintura suavemente en todas direcciones. Cierto que es un trabajo delicado, pero si usted es constante, llegará el momento en que pueda recubrir una superficie con una sola capa de pintura. Trate de obtener una capa uniformemente repartida. Para terminar, dé pequeñas pinceladas en toda la superficie y en la misma dirección, levantando el pincel al final de cada movimiento.
Si puede dejar su trabajo en un cuarto cerrado para que se seque, se evitará el riesgo de que alguien toque la pintura fresca.

Aquí tiene un gran número de hermosos motivos decorativos, que podrá reproducir en todo tipo de objetos.