Entradas con la etiqueta ‘casas rurales’

Bordados Mallorca y Valencia

Mallorca
El bordado mallorquín se deriva de los trabajos que primitivamente se hacían sobre los «rebocillos» (prenda femenina que enmarca la cara). El motivo va, generalmente, bordado en rojo y azul sobre fondo blanco y representa la ondulante rama de la vid. También se utiliza mucho hilo blanco sobre fondo azul claro. El bordado mallorquín es muy usado en mantelerías y paños en general. El turismo es un gran consumidor de este tipo de bordados.
Valencia
Antiguamente de una gran tradición, en la actualidad se limita al bordado de pañoletas para el traje regional valenciano, que consiste en bordados sobre tul con aplicación de lentejuelas.
No podemos terminar este apartado sin hacer referencia al bordado en blanco tan apreciado, en general, por todas las mujeres españolas. Ya en el siglo xvm, nuestras damas lucían en paseos y en bailes hermosos bordados en sus prendas de vestir tanto exteriores como íntimas. Esta tradición ha llegado hasta nuestros días de forma que rara será la mujer que no tenga en su armario sábanas, manteles o ropa de lencería bordada en blanco. La demanda de este tipo de bordado va en aumento, contrastando con que cada vez hay menos bordadoras a mano. Dada la importancia que creemos tiene esta técnica particular, reseñaremos brevemente el modo de su ejecución.

Bordados a mano

Bordados a mano
El bordado a mano es algo más complicado que el bordado a, máquina, pero también mucho más apreciado. Para ser una buena bordadora a mano se necesitan años de experiencia. El arte de bordar se remonta a tiempos muy remotos y tiene, como todo, su propia historia. Los frigios inventaron el arte de bordar con aguja de ahí que tales obras se llamasen Phrygionice, pero fue el rey Átalo, de Asia, quien por primera vez decidió que se utilizasen en los bordados los hilos de oro. Babilonia fue muy celebrada por aportar a dichos trabajos colores diversos y vivos.
En España, las artes del bordado se introducen por dos vías: la europea, a través de Italia, Europa Central y Francia, con la llegada de monjes, cruzaPodría decirse que bordar es pintar con aguja, lo que justifica el nombre latino acupictile.
Para poder bordar son necesarios varios elementos de los que los más importantes son la tela, los hilos, los motivos de ejecución y las técnicas para realizarlos. Las telas más usadas en todas las épocas han sido el lino, la lana o el algodón para los bordados de lujo. Los hilos empleados más frecuentemente son los de lino, lana, seda y algodón y los hilos de cuero para los bordados de piel. Como hemos dicho antes, los hilos de plata y de oro han sido utilizados en los bordados de lujo, aunque hoy en día todavía se utilizan con prudencia en los trajes populares femeninos de Toro y de Salamanca. Con el desarrollo de la industria, los antiguos hilos hechos a mano han sido sustituidos por otros hilos de gran perfección.
Por lo que hace referencia a los colores más usuales en España, en el bordado popular se utilizaron colores muy primarios y generalmente con pocas variantes y matices: blanco, negro, azul, rojo, amarillo y verde. También el azul en sus dos tonos, claro y oscuro.
En los bordados de Lagartera y de Salamanca, los colores predominantes son el rojo, ayudado por el azul y el amarillo. En Segovia, la combinación preferida es el azul y el melado, mientras que en Palma de Mallorca se utilizan casi exclusivamente el azul y el rojo oscuro.
En los bordados de lujo, además de utilizarse, como es natural, el oro y la plata, se da paso a una gran variedad de matices en azul, rojo, amarillo y verde.
La figura que se borda sobre la tela básica constituye el motivo, que puede ser realista, si lo que se borda sigue con exactitud la forma del objeto representado, o estilizado si las formas son alteradas a gusto del ejecutante.