Archivo de la categoría ‘YESO Y BARRO’

Vasijas de barro

Sin embargo, la construcción de pequeños jarrones puede ser llevada a cabo manualmente o con ayuda de un molde, si se conciben como dos medias lunas susceptibles de ser unidas por la mitad. Como se sabe, el uso del torno resulta imprescindible a la hora de fabricar recipientes en barro.
AI igual que el yeso, el material que nos ocupa puede ser pintado y decorado, lo que se deberá hacer antes de secar las figuras y dándole a éstas previamente una capa con barniz impermeable.

Artesanias barro

Como en el caso del yeso, es muy posible que la figura presente ligeras imperfecciones. Ahora bien, no podrá recurrirse ni a la lima ni al uso de las cuchillas. Pacientemente, dichas imperfecciones se irán subsanando con ayuda de un pincel fino mojado en agua.
Para el completo secado de las figuras de barro se utiliza con mucha frecuencia un horno especial. Ahora bien, cómo conseguir este horno representa algunas dificultades cuando se trata de trabajos caseros, aunque éstos sean explotados comercialmente, se pueden secar las figuras por sí solas, colocándolas en algún lugar seco y a temperatura normal. El sol no es aconsejable, pues se corre el riesgo de que los objetos y las figuras se agrieten.
En realidad, el barro es una materia muy adecuada para ser modelada a mano, ya que, pese a ser un material blando, tiene la suficiente consistencia como para permitir la construcción paulatina del contorno de las figuras primero y luego los pequeños detalles. Para este modelado a mano es imprescindible que la persona interesada tenga conocimientos de escultura o una inclinación natural por las formas artísticas. Debe ser, además, diestra en el manejo de los palillos y de las espátulas.

Fotos de barro

A continuación se aplicará más barro sobre esta primera mitad, como si construyésemos una pequeña pirámide. Al colocar encima la segunda mitad, el barro se esparce por todo el hueco de la figura. La cantidad de barro a colocar será de suma importancia, ya que si ésta es pequeña, la figura no quedará completamente rellena, y si es grande sobresaldrá entre las dos mitades del molde. La práctica es la mejor consejera para estos casos. Inmediatamente después del moldeo, cuando se trabaje en barro, debe sacarse la figura. Como se comprenderá fácilmente, deberá procederse con sumo cuidado para no deformar la figura, y el mismo consejo será válido a la hora de colocar las extremidades. Los trocitos de alambre que sobresalen del cuerpo facilitarán mucho este trabajo. Una vez el barro esté completamente seco, quedará solidificado.

Figuras barro

En barro, las figuras pueden sacarse tiernas del molde, lo que permite que se les pueda añadir toda una serie de elementos, también en barro, que se unen fácilmente al cuerpo principal y solidificar conjuntamente.
El barro también permite que las figuras puedan reforzarse en su interior, refuerzo que, en muchos casos, facilitará la unión, por ejemplo de brazos y de piernas en el caso de reproducir una figura humana o animal.
Para llevar a cabo este refuerzo se suele emplear un alambre delgado. Se procederá de la siguiente manera:
Se llena de barro la mitad del molde. Se colocan los alambres en aquellos lugares donde se desee el refuerzo, cuidando de que sobresalgan un poquito de cada lado

Barro

En cuanto a las reproducciones de barro, el procedimiento a seguir será, en líneas generales, el mismo. Ahora bien, el molde no precisará de tubo de inyección, debido a que el barro se utiliza en pasta de una cierta consistencia, en lugar de líquido como en el caso del yeso.
El barro permite realizar figuras más complicadas y de una categoría superior.

Pintar yeso

La pintura y los esmaltes que han de utilizarse deben ser de buena calidad, y debido a la porosidad del yeso, antes de ser aplicados, los objetos deben tratarse con alguna materia que los impermeabilice.
La goma laca deshecha en alcohol puede ser una de las soluciones ideales. También puede utilizarse la cola de conejo, previamente remojada y fundida.
En las formas, colores y motivos de decoración de la cerámica popular española, se puede encontrar una fuente de inspiración a la hora de la fabricación de objetos de yeso.

Figuras de yeso

Cada vez que se procede a la realización de una figurilla, se habrá de tener la precaución de untar dicho paso con la solución oleosa ya indicada, a fin de impedir que el yeso se adhiera a las paredes.
Cuando las piezas, ya secas, salen del molde, se observará que tienen pequeñas imperfecciones. Por ejemplo, allí por donde el líquido ha penetrado, la juntura de las dos mitades del molde, etc. Estas pequeñas imperfecciones  son  fácilmente  corregibles con ayuda de una lima, ya que el material, aunque esté por completo seco, es relativamente blando.
Los objetos obtenidos por tal procedimiento serán completamente blancos y la decoración desempeñará un papel importantísimo.

Yesos

Pasadas unas cuantas horas, cuando el yeso de las dos mitades esté más que solidificado, completamente seco, se desmontará la caja, que estará llena hasta el borde de la materia sólida. Una vez la caja desmontada podremos separar fácilmente las dos mitades y sacar la figurilla que se encontraba aprisionada en su interior.
Ya tenemos realizado el molde. Sin embargo, éste no se hallará completo hasta que no realicemos, en una de ambas mitades, un vacío o paso desde el hueco interior que forma el contorno de la figura hasta el exterior. Este vaciado, que se puede hacer muy fácilmente con un punzón, es imprescindible para verter en el interior del molde el yeso líquido que debe servir para realizar la figura.

Figuras yeso

Mientras el yeso seca totalmente, cosa que ocurrirá con relativa rapidez, se prepara otra nueva lechada de yeso para fabricar la mitad complementaria. Pero antes de verter el yeso disuelto, debe tenerse la precaución de untar toda la superficie de la mitad anterior, al igual que la mitad de la figura que queda libre, con la misma solución oleosa, a fin de impedir que las dos mitades se peguen. Se comprenderá ahora fácilmente que los vaciados en forma de medio huevo practicados anteriormente se llenarán de yeso y hará que posteriormente las dos mitades encajen a la perfección.

Moldes yeso

Volvamos a los moldes construidos en yeso. Con pedazos de madera construiremos una cajita, o bien nos la proporcionaremos, en donde la figura a reproducir quepa más que holgadamente.
Una vez se disponga de esta caja y hayamos diluido en el agua los polvos de yeso de escayola para obtener la pasta espesa y blanca, verteremos en la caja dicha pasta, hasta que ésta quede llena hasta la mitad. Cuando el yeso comience a cuajarse colocaremos el modelo sobre la pasta, presionando ligeramente para que la figura quede cubierta hasta la mitad, si tomamos como referencia su posición horizontal.
Antes de colocar el modelo sobre la pasta blanca, se habrá tenido la precaución de bañar la figura en una sustancia oleosa, a fin de impedir que se quede totalmente pegada al molde. Esta sustancia puede ser aceite común o bien, en su defecto, lejía si no se dispone de otra cosa.
Debe dejarse secar hasta que el yeso se haya endurecido totalmente. Sin embargo, antes de que esto se produzca y separados a una distancia prudencial de la figura, se habrán practicado en el resto de la masa unos vaciados en forma de medio huevo, cuya utilidad será de gran importancia a la hora de hacer la otra mitad que complete el molde.