Archivo de la categoría ‘Pintar huevos de pascua’

Dibujos para pintar huevos de pascua

Escarabajos.
Los huevos pintados como “mariquitas” o escarabajos quedan muy bonitos. Se tiñen los huevos de color rojo vivo y se sigue trabajando según las figuras 302-304. La forma del cuerpo con las patas y la cabeza deben plegarse y armarse convenientemente para colocar el huevo encima. Esta armazón se hará con cartón o cartulina.

Huevos de pascua para pintar

Pocedimiento para pintar huevos de pascua:
Se introduce una cabeza de alfiler en la cera líquida y se aplica rápidamente una gota de cera sobre el huevo. Según el tamaño de la cabeza del alfiler sé obtienen puntos de mayor o menor tamaño. Por su puesto que la cera también puede aplicarse con pinceles, palitos afilados o plumas de ave. Las letras se escriben rápidamente con una pluma de acero recalentada en cera caliente. Sumergir el huevo en el colorante. El punto de fusión de la cera es de 60° C, de modo que el teñido no debe hacerse demasiado caliente. Cuanto más fuerte resulte el color, tanto más blanco aparecerá después el diseño. Luego que la pintura se ha secado, la cera se quita raspando.
Experimentando con otra técnica, las operaciones deben invertirse: primeramente se tiñen ios huevos con colorante especial, de acuerdo con las indicaciones de los pa-quetitos, dándoles un tono bastante intenso. También pueden teñirse con café, agua de espinacas o de cascara de cebolla.
Se sumerge una vieja pluma de acero o unas varitas de madera afiladas en ácido clorhídrico o acético y sobre los huevos se dibujan diseños, refranes, nombres o augurios. La pintura seguramente formará am-pollitas que deben quitarse inmediatamente con un trapito. Entonces aparecerá clara y nítidamente el blanco de la cascara.
Según una antigua costumbre, para lustrar los huevos de Pascua, teñidos o pintados, se frotan con piel de tocino.

Como pintar huevos de pascua

Pintar huevos de pascua.
Para utilizarlos con fines decorativos, debe procederse a vaciar el contenido de huevos de distintos tamaños. Para pintarlos se ensarta una aguja de tejer en un corcho perforado, se pasa el huevo por la aguja y se agrega después otro corcho para sostenerlo. Así se trabaja cómodamente (Fig. 300). Para colgar los huevos, se ata con un hilo un fósforo de madera y se introduce en la cascara a través del agujerito, para que en el interior el palito quede atravesado.
La manera más simple de pintar huevos de Pascua es con tempera, recubriéndolos luego con una mano de laca incolora. Una técnica más delicada consiste en pintar los huevos con cera de abeja antes de teñirlos, de una manera similar a la descrita para el “batik”. La cera debe mantenerse líquida y caliente. Para pintar es necesario disponer de algunos palitos o ramitas de madera con un alfiler en la punta. Las cabezas de los alfileres deben tener distintos tamaños (cabezas de metal y de vidrio, agujas de talabartero; Fig. 301).