Archivo de la categoría ‘Manualidades en ceramica’

Tecnicas para pintar ceramica

Decoración con pintura.
Pintar al pincel con pinturas para arcilla, solubles en agua, es tan simple como pintar con acuarelas; sobre el fondo absorbente, la pintura seca en seguida. También en este caso se sugiere pintar sobre el barro cocido de color natural. Pero igualmente pueden emplearse objetos de barro revestidos con baño blanco: aquí los colores reaparecen inalterados después del esmaltado. Como sobre este baño es posible grabar y raspar, posibilitan la combinación del esgrafiado y la pintura. Asimismo en este caso se pueden calcar los dibujos a lápiz.
Son preferibles las pinturas a los lápices, porque no es necesario fijarlas y además no se borra. Por otra parte, con la cocción aumentan su luminosidad.

Manualidades en barro cocido

Dibujos de ornato.
Sobre el barro cocido no esmaltado es posible dibujar con lápices especiales. Es necesario elegir cerámica dura para poder realizar los trazos sin inconvenientes.
El diseño se traza a lápiz, con líneas muy tenues; es posible borrar con una goma blanca y limpia. Para calcar se usa papel carbón no graso. Antes de pintar la pieza, conviene sumergirla brevemente en agua, pues sobre un fondo húmedo se dibuja con menor dificultad. Los lugares grasos rechazan el esmalte. Es recomendable la utilización de un fijador especial, pues los colores se borran fácilmente.

Platos de ceramica decorados

Platos de adorno.
En los objetos de alfarería antiguos, platos, jarrones y azulejos, es posible leer diverticjos refranes llenos de alegría vital; humorísticos y extravagantes, pero más ingeniosos que los proverbios y los lemas.
En el plato de la figura se ha estampado una rima doble, los otros dos llaman la atención por sus líneas particularmente claras y netas.

Esgrafiado en ceramica

Esgrafiado sobre alfarería.
Un trabajo perfectamente realizable por los niños consiste en trazar diseños sobre piezas de barro crudo, de primera cocción, que pueden adquirirse en casas del ramo. Estas piezas han recibido un baño de pasta color pardo sobre la capa de blanco. El esgrafiado consiste en quitar parcialmente este baño, de manera que aparezca el fondo claro de la vasija.
El diseño se realiza a lápiz, con trazo fino, directamente sobre el objeto. En caso de trazos erróneos no es necesario borrarlos, porque desaparecen durante la cocción. Los objetos pueden cocerse con la superficie mate o brillosa. El esgrafiado se realiza con la punta de las tijeras, un clavo o una lima para uñas; cada uno utilizará el instrumento que prefiera. Para proteger el recipiente contra la humedad de las manos hay que servirse de un paño suave o un delantal.
Si se rompiese el asa de una vasija o un trozo cualquiera, igualmente puede resultar útil el recipiente si se raspan y modifican las superficies fracturadas. Así, por ejemplo, la rotura de un trozo del borde del cenicero con la mariposa, primitivamente circular, obligó a modelarle una forma ovalada.
Flores, animales, casas, torres, líneas y formas básicas ornamentales son los diseños más apropiados, pero sobre todo dibujados en forma muy simple; es necesario evitar, en lo posible, las intersecciones. Si no se sigue este consejo, las consecuencias suelen ser perjudiciales, porque, generalmente, los planos con intersección se rompen y saltan.
Dos objetos todavía no cocidos que serán esgratiados; a la izquierda, cuatro objetos esgratiados sobre barro; en el centro, floreros pintados y esmaltados y un collar de material plástico.

Acabado ceramica

Acabado. Del mismo modo que para la porcelana, también para las piezas de alfarería conviene efectuar esmaltados de ensayo numerando los colores, para conocer su punto exacto de fusión y evitar posibles decepciones cuando se retiren del horno.
Lo más simple es acabar los objetos y cacharros con pintura al duco, la cual puede conseguirse en gran variedad de tonos. El uso de esmaltes o vidriados para cerámica requieren mayor cuidado.
Objetos de cerámica hechos por niños. La polvera con el pavo real aún no ha sido cocida.

Coccion de la ceramica

Cocción. Sólo una pieza cocida es un objeto listo para el uso. Lo más práctico es enviar las piezas al horno de alfarería o de ladrillos, o a un taller de cerámica. Los artículos de alfarería no requieren para su cocción una elevada temperatura; pero, de todos modos, el barro se contrae, de manera que los objetos cocidos resultan un poco más pequeños que cuando entraron al horno. Si fuese una escuela la que enviare los cacharros al horno, es conveniente que reúna varios objetos para llenar una hornada completa. Hay que tener en cuenta que el horno de alfarería se abre sólo a los dos días para retirar las piezas.

Ceramica armada

El mayor atractivo de la cerámica armada reside, sin duda, en que el material reproduce la más leve presión de la mano. El jarrón de la derecha muestra el fondo en espiral. En la fuente de la izquierda, el último anillo sólo está colocado encima, pero la ¡unta no está cerrada, pues aún no está aplanado.

Manualidades en ceramica en frio

Alfarería armada.
Se toma una bola de barro, se aplasta y se estira hasta formar rollitos, los cuales se enroscan en forma de espiral. Así se obtiene el fondo de un florero. Un fondo similar puede lograrse aplastando la masa con una tablita de madera; de la plancha que resulte se recorta el fondo, de forma y tamaño deseados.
Las paredes del cacharro se construyen con rollitos de barro de diámetro uniforme, superpuestos para dar forma al recipiente. Las juntas se unen por el lado interno; este trabajo debe realizarse a medida que se levantan las paredes, porque entonces no resulta difícil introducir los dedos en el recipiente. Antes de colocar un rollito nuevo de barro es conveniente humedecer con una esponjita el borde o base donde se apoya. Cuando se adquiera práctica, puede intentarse trabajar con un rollo único, entero y largo.
Cuando la pieza ha sido terminada, se la deja secar en un lugar fresco, envuelta en paños húmedos; de este modo el secado se realiza de adentro hacia afuera; y tarda de 2 a 4 semanas, según el tipo de masa que se utilice, el lugar usado como secadero y la estación del año elegida para modelar.
Cuando el cacharro ha logrado cierta consistencia, lo que puede suceder luego de algunas horas, se puede retocar y tratar la superficie con un cuchillo para facilitar la rectificación de los contornos, y con papel de lija para pulir bien la superficie. Se aplican las piezas accesorias (asas, mangos, etcétera) y se vuelve a dejar en reposo durante cierto tiempo. Entonces la pieza se encuentra lista para ser llevada al horno.

Trabajos en ceramica

CERÁMICA.
CACHARROS DE ALFARERÍA.
La industria cerámica es una de las más antiguas que se conocen. Aunque abarca varias ramas que dependen de las mezclas que se usan y de los objetos que se desean fabricar, la materia prima fundamental que se utiliza es la arcilla, para formar masas y objetos de distinta naturaleza.
En este articulo se mostrará la fabricación de cacharros de barro cocido. Este barro de alfarería se puede adquirir en las casas especializadas; pero es posible prepararlo en forma casera eligiendo una tierra arcillosa y plástica que facilite el moldeado de cacharros. El barro que se elija debe dejarse secar; luego se tritura y tamiza en un cedazo fino; el polvo se recoge en un recipiente bien limpio y luego se deposita, cubierto con agua, en un tonel. Allí se deja hasta que forme una pasta blanda y adquiera una consistencia que permita su fácil moldeo. El barro listo para el uso se debe guardar, cubierto con trapos húmedos, en recipientes sólidos. Mientras se moldea, deben sumergirse repetidamente las manos en agua para evitar que la masa se adhiera en los dedos y en la base de madera; ésta puede cubrirse con hule o plástico.