Archivo de la categoría ‘FLORES ARTIFICIALES’

Flores plantas artificiales

Actualmente, en el mercado, existe toda una gama de colores muy apropiados para pintar flores. Ahora bien, con tres colores básicos se pueden obtener todos los tonos. Estos colores son el rojo, el azul y el amarillo. Si mezclamos rojo y amarillo nos saldrá el naranja. El rojo con el azul da como resultado el violeta y el azul con el amarillo nos proporcionará el verde. Estos tres colores básicos, empleados en mayor o menor cantidad, nos permitirán disponer de todos los matices. Para los colores más pálidos se podrá añadir un poco de blanco.
Una vez recortadas y coloreadas las cuatro superficies, se procederá al planchado con ayuda del ahuecador. Según el lugar que el pétalo ocupa en la corola, tiene una forma más o menos convexa, forma que se habrá de conseguir sin ninguna dificultad.
El ahuecador se calienta en un hornillo de alcohol, y al aplicarlo sobre la tela almidonada, ésta se podrá moldear muy fácilmente.
La confección de las hojas será tan fácil como la confección de los pétalos.

Flores florales artificiales

Y, por último, la flor consta de corola, pistilo y cáliz, cuyas características, sin duda, el lector ya Y seguidamente pasamos a detallar cómo se hace
supongamos que recortamos cuatro pétalos en papel en tela en cuatro tamaños diferentes. Colocadas estas plantillas una sobre otra (la mayor abajo y la pequeña arriba) por orden de tamaños, obtendremos cuatro superficies de seis pétalos cada una.
La tela en la que habremos efectuado el corte de estas cuatro superficies había de estar ya debidamente almidonada y coloreada. Aunque el color puede aplicarse una vez la flor terminada, siempre resulta mucho más fácil hacerlo cuando el trabajo aún no está montado. Dar el color es cosa fácil. Una vez cortados los pétalos, puesto que el almidón se encuentra ya bien seco, se puede aplicar la anilina y dejar secar a la sombra en lugar limpio y aireado.

Materiales para la fabricacion de flores artificiales

Otros materiales necesarios serán las felpillas, las féculas de colores, para dar su aspecto aterciopelado a ciertas flores, colores de anilina para teñir o pintar pétalos y toda una serie de lanas, sedas, crines e hilos, para formar pimpollos y botones. Para hacer una flor hay que saber cómo es ella ‘ y de qué elementos consta. En líneas generales, las plantas tienen una raíz, un tallo, ramas y hojas, y flores y frutos. A su vez, la flor se compone de corola, cáliz y pétalos. Para reproducir, pues, una planta, tendremos que recurrir a todos sus elementos, prescindiendo tan sólo de la raíz. Veamos primeramente el tallo. Es lo que emerge de la raíz y por regla general, suele tener una forma cilindrica. Los tallos pueden ser acanalados, espinosos, con escamas o lisos, según el tipo de planta de que se trate. En algunas plantas, las hojas nacen , del mismo tallo y en otras los tallos producen ramas (y las hojas surgen en las ramas. Ni qué decir tiene que, a la hora de reproducir una planta, el tallo . debe tener tanta importancia como la misma flor,  Las hojas también son de diversas formas, según La planta a la que pertenecen. Como en el caso los tallos, habrá que tener mucho cuidado a la hora de reproducirlas. Una rosa artificial perdería .tejido su encanto si su tallo nos mostrase hojas de papel, por ejemplo.

Fabricacion flores artificiales

Telar
Bastidores de madera donde poder estirar la tela.
Naturalmente, también se necesitan unas tijera pero éstas pueden ser las que se usan corrient mente.
Como ha podido apreciarse, no se necesita ni guna máquina especial, e incluso muchos de est< utensilios pueden ser sustituidos por otros. Ahora bien, se necesitará un surtido de alambres de hierro galvanizado, que sirven para armar las flores y sostener las hojas, y de alambres de diferentes diámetros, algunos de los cuales deben ser tan finos que permitan ser utilizados para fabricar botones, capullos y hojas pequeñas.

Flores artificiales instrumentos

Rizador
Como su nombre indica, sirve para rizar el tejido cuando sea necesario. Se utiliza en caliente.
Pinzas
Instrumento imprescindible para cuando se ha de trabajar en flores de tamaño pequeño. Estas pinzas deben sustituir a los dedos, por lo que han de ser fuertes y tener las puntas bien unidas.
Trépanos
Aunque los pétalos pueden cortarse en la tela con las tijeras, si el trabajo adquiere alguna importancia sería conveniente proveerse de unos moldes o troqueles llamados trépanos. Tales instrumentos pueden adquirirse fácilmente y ser usados a mano. Al mismo tiempo, permiten obtener varios pétalos de los mismos tamaños y formas, sin necesidad de ir teniendo que fabricarlos uno a uno. Para el caso de la fabricación de flores pequeñas, los trépanos se hacen casi imprescindibles.
Si, por las circunstancias que sean, no se dispone de trépanos o troqueles, se pueden utilizar las plantillas para la producción de pétalos en serie.
Estas plantillas pueden realizarse en cartulina o en madera, dándole las formas que se necesitan o que se desee en el caso de la fabricación de flores estilizadas. Colocando esta plantilla sobre varias capas de tela y recortando alrededor de la misma, con un mínimo esfuerzo se obtendrán tantos pétalos como se deseen.

Flores artificiales baratas

Los útiles necesarios para la fabricación de flores no son muy numerosos ni tampoco muy caros En realidad, podrían fabricarse flores artificiales disponiendo tan sólo de unas tijeras y de unas pin zas. Ahora bien, hay toda una serie de herramien tas que, como hemos dicho más arriba, no sor muchas ni muy caras, que permiten realizar el trr bajo más cómodamente, por lo que es aconsejabl proveerse de ellas si la fabricación de flores artil ciales se encara como un posible oficio para expíe tarlo de forma comercial.
Dichas herramientas son las siguientes:
Ahuecador
Es un instrumento parecido a un punzón, pero terminado en una bola que puede ser de varios tamaños. Dicho instrumento se emplea caliente y sirve para planchar los pétalos. Como las telas utilizadas estarán impregnadas de almidón, esta acción de planchado permitirá dar al pétalo una forma cóncava o convexa, según los casos.
Rayador
También es una especie de punzón que sirve para imprimir a las hojas o a los pétalos una o varias líneas que simularán los nervios de las plantas.

Decoracion flores artificiales

Para conseguir esta consistencia, lo mejor es utilizar el almidón corriente, ya que constituye el preparado que mejor admite la anilina que se habrá de utilizar si deseamos colorear la flor.
Este apresto se prepara disolviendo en agua fría unos 50 g de almidón de arroz. La cantidad de agua fría a utilizar sería equivalente a unos 100 g. Cuando el almidón está bien disuelto se le añade un litro de agua hirviendo, y se agita continuamente el prepa rai.li) hasta que adquiera un aspecto gelatinoso. Si se desea que el apresto quede más fuerte se le puede añadir un poco de solución de cola de pescado (e’ apresto que se utiliza para el planchado de tapete de ganchillo).
Las telas no deben sumergirse nunca en la solu ción de almidón. Se debe proceder a colocar el teji do en un bastidor de madera para que éste perma nezca bien tirante y, por el revés, se procede a aplicar la solución con un pincel suave en toda la superficie de la tela.

Arreglo floral

Muchos de los papeles ya mencionados también son utilizados para formar los tallos, capullos y botones en las flores de tela.
Las flores de tela se suelen hacer en toda clase de tejidos, pero los más corrientes e indicados son el cambray, la muselina y organdí, el satén cilindrado (que es brillante por una cara), terciopelo, seda, gasa, tul y raso. También existen en el mercado tejidos especiales para la fabricación de flores, como la tarlatana y otra serie de géneros en color verde, fabricados exclusivamente para que la realización de las hojas resulte más fácil.
Pero en muy pocos casos las telas mencionadas pueden utilizarse tal y como salen del comercio. Es necesario darles una cierta rigidez y consistencia para que, a la hora de moldear la flor, se pueda dar al pétalo la forma y la inclinación necesarias.

Flores de papel

La fabricación de flores de papel es tan sumamente sencilla que casi se hace innecesario explicar su desarrollo. Como más adelante dedicaremos algunas líneas a la fabricación de flores de tela, estas mismas explicaciones se podrán aplicar a la fabricación de las de papel, a la que deben añadirse iniciativas propias de la persona interesada en este tipo de industria casera. Únicamente indicaremos que los papeles más apropiados para construir flores son los de seda, los de arroz, los papeles parafinados y todos aquellos que ya se fabrican para este uso, por ejemplo, los que están barnizados o recubiertos de diversas materias, destinados a imitar a la perfección pétalos y hojas. El recubierto de muchos de estos papeles suele ser efectuado con plata u oro cuando las flores se destinan a elementos ornamentales para los cementerios.

Arreglos florales

El arte de construir flores artificiales tiene orígenes antiquísimos. Los romanos cultivaron esta industria y algunos misioneros informaron que los chinos, en tiempos remotos, ya se dedicaban a tal fabricación.
Parece ser que los indios de América del Norte y algunas tribus sudamericanas confeccionaban flores completamente estilizadas, utilizando para ello plumas de pájaros de vistosos colores.
Las flores artificiales pueden fabricarse en tela o en papel. Actualmente, la fabricación de flores de papel ha adquirido gran importancia. En la mayoría de las tiendas de artículos para regalo vemos que venden flores de papel en todos los colores y tamaños. En la decoración moderna, el complemento de las flores de papel es algo imprescindible.