Archivo de la categoría ‘adornos’

Adornos de madera

Los clavos también pueden ser un buen elemento para tener en cuenta a la hora de aplicar adornos. Existen de cabeza grande, en hierro forjado, muy apropiados cuando se trate de imitar los muebles de viejo estilo español.
Una vuelta por los sótanos de los grandes almacenes, donde generalmente se suelen encontrar dichos accesorios, nos descubrirá toda una serie de cosas que podremos utilizar como complementos de nuestras construcciones en madera.

Adornos en madera

En la actualidad existen formidables colas sintéticas de color blanco que, para ser utilizadas, sólo requieren tomarse la molestia de abrir el bote que previamente habremos adquirido en los establecimientos del ramo.
Si a todo esto añadimos que las casas de hierros forjados ofrecen al interesado toda una serie de empuñaduras, cerrojos, asas y adornos hábilmente trabajados, nos encontraremos con que, por ejemplo, acabar la realización de una arqueta imitando las antiguas ofrece poquísimas dificultades.

Moldura de madera

También en los establecimientos mencionados existe un gran surtido de listones, molduras y otra serie de accesorios, muy eficaces y prácticos para dar la forma definitiva al objeto deseado. La misma facilidad existe con las colas que, hasta no hace mucho, de forma casera había que preparar en caliente, con los inconvenientes propios del caso.

Tallas de madera

En muchos de estos almacenes incluso existe un servicio de aserradero que por muy poco dinero corta las piezas deseadas a las medidas que se necesitan. Esto facilita muchísimo el trabajo, evitando a la persona interesada la pérdida de tiempo y de esfuerzo que requeriría este trabajo preparatorio.

Manualidades en madera

Manualidades en madera
Los objetos que se pueden realizar en madera son innumerables y consideramos un poco inútil su enumeración. Hemos de presuponer que las personas interesadas por un trabajo de este tipo disponen, como mínimo, de cierta habilidad manual que les predispone a hacer pequeños trabajos en sus hogares. Si esta habilidad manual se complementa con algunos consejos prácticos, el resultado puede ser muy positivo.

Ensambles de madera

Una vez dispongamos de una cierta práctica, podremos comenzar el trabajo en serio, comenzando por la construcción de pequeños objetos. Marcos para cuadros, por ejemplo.
En el caso de querer practicar calados de adornos en las maderas a emplear, será preciso anteriormente dibujar sobre la citada madera el motivo a calar.

Molduras de madera

Sin embargo, y por extraño que parezca, este último es quien corre el menor riesgo de partir la madera. Una punta afilada separa las fibras de la madera y, por tanto, produce la ruptura. En cambio, una punta roma, al ser presionada sobre las fibras, logra que éstas se quiebren y permitan entrar al clavo sin que la madera se separe.

Bricolaje madera

También debe evitarse que, al unir dos maderas, los clavos se coloquen en fila, uno detrás de otro. Esto facilitaría considerablemente la separación de las fibras y, por tanto, las rajaduras. Deben colocarse de forma alterna y convenientemente espaciados.

Madera tratada

A fin de evitar que la madera se raje, hay que abrir camino al tornillo por medio de una barrena que, naturalmente, deberá ser más delgada que el tornillo a colocar para que éste quede apretado en la madera.
Mucha gente se inclinaría a suponer que un clavo con la punta muy afilada rajará menos la madera que otro que tenga la punta roma o aplastada con un martillo.

Artesania madera

Artesania madera
Pero se debe tener mucho cuidado a la hora de efectuar tal colocación. Tanto el clavo como el tornillo deben guardar la debida relación con el grosor de la madera. Si colocamos un tornillo demasiado grande en lugar de reforzar la unión, lo que se conseguirá es agrietar la madera y, por lo tanto, debilitarla.