Técnicas para pintar paredes

Pintando paredes.

Con los precios que se manejan en estos tiempos, decidirse a pintar la casa es un tema importante y no se hace todos los días. Por eso, antes de definir el color que se va a usar, hay que llevar a cabo un proceso que nos va a asegurar que la elección sea la correcta, para no caer en arrepentimientos tardíos.

Vaya a la pinturería y pida todas las muestras de colores de pintura que haya en el mercado. Lleve las muestras a su casa y téngalas a la vista por unos días antes de tomar la decisión.

Recuerde que la iluminación y las sombras harán que un color determinado se vea diferente de lo que usted esperaba. Compre una lata pequeña de su color preferido y pruebe en un área de cada pared. Mírela en distintos momentos del día y con distintas combinaciones de luz.

Si no quiere probar el color en la pared, pinte una varilla de madera y apóyela en la pared para ver cómo queda y si le gusta.

¿Le gusta el color pero le resulta muy fuerte? Busque un valor más claro y vuelva a realizar la prueba en la pared. Si es una habitación en la que va a pasar mucho tiempo, evite los colores muy intensos: resultan psicológicamente cansadores en una habitación de trabajo, living o cocina. Si hay en la habitación alguna cortina o tapizado que a usted le encante, llévela a la pinturería y elija un color de esa tela para pintar las paredes.

Y recuerde: es mejor tardar en elegir el color, tomarse la molestia de probarlo y asegurarse, que llevarnos la desilusión de nuestra vida al encontrarnos con que aquel “durazno pastel” que nos parecía tan delicado, bajo las luces de nuestra habitación se transforma en un “naranja furioso”.

Etiquetas: ,

Deja un comentario