Manualidades de cerámica

Técnicas sencillas para piezas de cerámica en planchas.

Pueden hacerse tejas con arcilla y curvarlas, a su vez, alrededor de moldes cilindricos para hacer floreros, como se describe en Arcilla. Las piezas de cerámica aplanadas sirven también para construir tiestos o cajas cuadradas y rectangulares. Las macetas como las de la ilustración se hacen uniendo placas duras, cuidadosamente medidas, y se llaman piezas de planchas de cerámica.

Preparación de la arcilla.
Las paredes de este tipo de piezas deben ser rectas y rígidas, por lo que conviene reforzar la arcilla añadiéndole arena o grog. Amasar del 10 al 15%del peso de cualquiera de estos dos elementos al preparar la arcilla, para que la forma se sostenga por sí misma.
Aplanado de las planchas

Se necesita:
Arcilla preparada con grog o arena añadidos.
Para un plato como el que se describe abajo, hace falta alrededor de 1,5 kg de arcilla preparada y 150 g de grog.
Una superficie de trabajo cubierta con lona o arpillera.
Una regla.
Un cuchillo afilado.
Palos de guía.
Una espesa masilla preparada con el mismo tipo de arcilla, sin grog ni arena.
Primero intentar hacer un simple cuadrado. Aplanar la arcilla como de costumbre, empleando los palos de guía, para que la plancha tenga un grosor uniforme de unos 6 mm.

Para hacer una pieza sencilla.
Decidir el tamaño y el tipo de pieza que se desea hacer. Dibujarla en un papel y marcar en él todas las dimensiones. Esta operación es de gran utilidad en el momento de cortar las secciones.
Una buena medida para principiantes es un tiesto cuadrado de 10 x 10 cm. La base. Hacerla en primer lugar, aplanando la arcilla por todos sus lados, de forma que se extienda uniformemente.
• Medir los lados con la regla, señalando la base cuadrada. Usar una esquina de papel de periódico o algo cuadrado para asegurarse de que los ángulos son los adecuados. Si no se han medido con absoluta precisión, la pieza acabada quedará deforme y torcida.
• Cortar la plancha de la base con el cuchillo y la regla. Colocarla sobre uno de sus lados y dejar secar la arcilla. El tipo de tablero donde dejar reposar las planchas para que se sequen uniforme y rápidamente puede conseguirse en los comercios de madera.
Los lados. Cortar luego cuatro lados, de forma que encajen en los bordes de la base y que tengan la altura deseada. Resultará quizá más fácil cortar estas piezas con una plantilla de papel (fig). Si se quiere que la pieza tenga un tosco aspecto, espolvorear la arcilla con una mezcla de grog grueso y arena mientras se va aplanando (fig). No es necesario hacer esto con la base.
• Colocar los lados con la base, para que se sequen.
Para armar el plato. Las piezas de arcilla tienen que estar duras y lo suficientemente secas para que no se doblen al manipular con ellas, aunque lo bastante blandas para que se peguen y sostengan entre sí. Si se tuercen al cogerlas, la forma final no será recta, y si están demasiado secas no se pegarán bien y se separarán al cocer.
• Raspar el borde superior de la base con un cepillo de dientes humedecido y añadir una abundante capa de masilla. Repetir la operación con el borde inferior de la pieza de cada lado. Por turno, presionar con fuerza cada lado sobre el borde de la base.
Raspar los costados de los bordes que se van a unir, añadir masa y apretarlos firmemente para que se junten, a medida que se va haciendo la pieza (fig. 3). Pintar la masilla de las junturas como operación última de cierre (fig).
• Dejar secar la pieza lentamente. La masilla que sobresalga de las junturas debe rascarse una vez seca.
• Si hay que igualar o alisar los bordes, puede hacerse antes de que la pieza esté seca del todo.

La forma sencilla de plancha es infinitamente adaptable. Aquí vemos una pieza cuadrada y poco profunda que se convierte en una fuente de servir, en la que puede disponerse una variedad de entremeses, al añadirle cuatro pequeñas bandas cruzadas.

1. Cortar la base y los costados con una regla y escalpelo.
2. Espolvorear la arcilla con grog y arena para dar a la pieza un rústico aspecto.
3. Humedecer los bordes con masilla y unir las planchas.
4. Con una capa final de masilla cerrar por completo las junturas.
5. Marcar la posición de las cuatro bandas en la base de la fuente.
6. Presionar con fuerza cada banda en la posición marcada.
7. Para hacer un tiesto de bonsai. añadirle patas y abrir agujeros.
8. Alisar la irregularidad de los bordes.

Etiquetas: ,

Deja un comentario