Otras ideas para regalos perfumados

Abanico de lavanda.

Tome 10 ramas de lavanda cuyos tallos midan aproximadamente 20 cm. de largo. Únalas por el extremo inferior. Con la ayuda de un plato, trace y recorte un enrulo de organdí’almidonado. Córtelo en dos. Decore ambas mitades con encajes y listones. Colóquelas encima y debajo de las ramas de lavanda formando el abanico y cósalas firmemente a los tallos, procurando que queden a la misma distancia unas de otras. Amarre la base con un listón de satín. Tendrá así un regalo delicado y femenino, ideal para cualquier ocasión.

Bolsitas para alejar a las polillas.
Mezcle romero, albahaca, tomillo, menta y una pequeña cantidad de polvo de clavo molido. Recorte dos círculos de 7.5 cm. de diámetro, de tela estampada. Coloque ambos circuios uno sobre otro, y ponga en el centro una cucharadi-ta de la mezcla; amarre los círculos con un listón para cerrarlos. Meta estas bolsitas en los cajones de su cómoda, entre su ropa o cuélguelas en su closet.

Bola perfumada.
Es fácil encontrar una naranja o un limón que sean perfectamente redondos. Escoja una fruta impecable. Tenga a mano unos 60 grs. de clavos de olor. Pegúelos a la fruta hasta cubrirla totalmente. Si desea colgarla, pegue una banda de 5 mm. de ancho alrededor de la fruta para ponerle un listón.
Prepare una mezcla de polvo de raíz de lirio y de media cucharadita de cada uno de los siguientes ingredientes: canela, polvo de jamaica y cardamomo. Agregue, si lo desea, una o dos gotas de aceite de sándalo. Revuelque la naranja en este polvo, ponga un poco de él en un papel
de seda y envuelva la naranja. Ponga la fruta en un lugar frío y oscuro por dos o tres semanas, hasta que se vuelva dura y seca.

Recipientes perfumados.
Cuando tenga invitados a cenar, coloque un pequeño recipiente perfumado en cada lugar de la mesa. Regale a cada quien el suyo al final de la reunión. Escoja los recipientes más bellos que encuentre, ya sean de vidrio,porcelana, cerámica o cristal. Llénelos de plantas y flores secas. Coloque también dos o tres flores enteras. Haga un moño de listón sobre un alambre de florista (del N.° 14) y entierre el alambre en las flores.

Un regalo para la cocina.
Escoja cuatro o cinco telas de algodón de diferentes colores. Lávelas perfectamente con agua caliente. Plánchelas. Recorte en ellas círculos de 10 cm. de diámetro. Haga una mezcla con mejorana, tomillo, perejil, salvia y laurel. Vierta una cucharadita copeteada de esta mezcla en cada uno de los círculos de tela. Ciérrelos, anudándolos firmemente con un listón de raso. Presente estas bolsitas aromáticas dentro de un frasco de vidrio.

Etiquetas: ,

Deja un comentario