Escopleado a mazo

Escopleado a mazo.
Los formones sólo deben golpearse con un mazo, nunca con un martillo. Normalmente deberían estar bien afilados como para hacer su trabajo sin necesidad de golpearlos, aunque los más modernos son lo bastante resistentes como para aguantar los golpes. Por lo general, únicamente se debe emplear el mazo con los formones de sección rectangular a la hora de tallar cajas o rebajes muy profundos.

Etiquetas:

Deja un comentario