Diseñar tarjetas personales

La acuarela es una de las técnicas más antiguas en pintura. Hoy la recreamos en seda para diseñar tarjetas y así poder obtener una pequeña obra de arte, como recuerdo de una fecha especial o simplemente para compartir afectos.
Materiales:
• Seda o símil seda (radium-seda japonesa)
• Bastidor de madera
• Engrapadora o chinches de tres patas
• Acuarelas para seda: verde, celeste, amarillo, marrón, roja, azul y rosa
• Cartulinas de distintos colores (para las tarjetas)
• Pincel o brocha de pelo suave
• Pincel de punta redonda
• Pincel de punta fina
• Pinceleta
• Sal fina
• Sal gruesa o parrillera
• Agua
Todo el trabajo de pintura se realiza sobre la tela húmeda.
1. Colocar la tela en el bastidor. Para tensarla bien, sujetar primero un lado y luego el otro, formando un ángulo recto. Luego estirar y sujetar los dos lados restantes. Con un pincel de pelo suave humedecer con agua la tela.
2. Mojar el pincel en agua y tomar acuarela celeste. Pintar en forma horizontal para realizar el cielo. Manchar con amarillo el lugar donde irá el sol y con un poco de verde aguado, manchar la copa del árbol. Inmediatamente colocar sal gruesa en el cielo y continuar con el otro paso sin detenerse.
3. Siempre con la superficie de la tela y el pincel húmedos, pintar con rosa la base del sol, luego realizar un medio círculo con amarillo para definirlo. Colocar sal fina (con salero) alrededor.
Sobre la copa del árbol todavía húmeda, pincelar con amarillo y un poco de azul. Enseguida colocar sal gruesa y sobre ésta, sal fina. Manchar formando caminos y arbustos utilizando acuarelas de color rojo, verde, azul, amarillo y marrón. A continuación colocar sal gruesa en algunos sectores y sal fina en otros. Dejar secar bien.
4. Con pintura marrón (sin mojar el pincel en agua) realizar el tronco del árbol. Luego, con un pincel de punta fina (sin mojarlo en agua) y con poca pintura, realizar detalles como hojas, piedras, etc.
5. Una vez seco el trabajo, retirar la sal, primero con la mano y luego con una pinceleta. Planchar por el revés para fijar la pintura y lavar.
6. Realizar las tarjetas en cartulina y calar los frentes con diferentes formas (círculos, cuadrados, etc.). Aplicar las tarjetas sobre la tela. Seleccionar las mejores combinaciones. Elegir el sector; cortar y pegar en la tarjeta.
• La sal fina se controla mejor al colocarla con salero.
• En lugar de un paisaje se pueden realizar manchones, listones, rayas, etc., salpicándolos con distintos tipos de sal. Por eso, en este trabajo, el diseño queda librado a su imaginación.
• Entre los tipos de sal existentes pueden utilizarse: sal de apio, de soja, gruesa, parrillera o fina. Con cada una se consigue un efecto diferente.
• Tenga en cuenta que al colocar la sal, la tela debe estar húmeda.

Etiquetas: ,

Deja un comentario