Pinceles y plumas para pintura

Pinceles y plumas.
Para pintar debe utilizarse un pincel fino de pelo de marta. Hay que disponer de pinceles aparte para cada uno de los colores principales y el negro. La limpieza constante del pincel causa pérdidas de tiempo.
Para el trazado de las líneas finas se utiliza un plumín de dibujo. Para dibujar se mezcla el polvo de pintura con una tercera parte de azúcar y unas gotas de agua. La pintura preparada de esta forma ofrece la ventaja de que los contornos pueden sobrepintarse, sin que se disuelvan al pasar otra pintura preparada al aguarrás; además, los contornos pueden traslucir a través del color superpuesto. La pintura no demasiado líquida facilita el trazado de los contornos con el plumín.
La técnica consiste en pintar siempre de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, para no borrar la pintura con la mano. Cuando se pinta sobre porcelana se debe tomar la precaución de hacerlo en un lugar donde no haya polvo en suspensión: las partículas de polvo pueden producir manchas en el horno; en caso de que algunas partículas de polvo hubieran caído sobre la pintura, deben sacarse con las pinzas. Si es necesario interrumpir el trabajo, se cubren el objeto y la placa de las pinturas con una caja de cartón.
Hay que tener sumo cuidado en el transporte de las piezas, porque antes del horneado la pintura es muy sensible a las raspaduras. La paleta utilizada se limpia con alcohol.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario