Madera tratada

A fin de evitar que la madera se raje, hay que abrir camino al tornillo por medio de una barrena que, naturalmente, deberá ser más delgada que el tornillo a colocar para que éste quede apretado en la madera.
Mucha gente se inclinaría a suponer que un clavo con la punta muy afilada rajará menos la madera que otro que tenga la punta roma o aplastada con un martillo.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario